5 CLAVES PARA TENER UNA ALIMENTACIÓN 10

Ilustración: Justyna Szczepankiewicz

Por Pilar Piña, especialista en Alimentación Energética.

Alimentarnos y nutrirnos no es lo mismo. Toda salud y toda enfermedad empieza en nuestra boca y se desarrolla en el intestino.

Todos los alimentos poseen una energía y un efecto en nuestro cuerpo que va a transformar nuestro estado interno. A continuación te explico los 5 grupos de alimentos esenciales (y cómo te ayudarán en tu práctica de Yoga) para poseer una buena salud y vitalidad:

VERDURAS Y ALGAS

oMRKkMc4RSq7N91OZl0O_IMG_8309

Las verduras deberían ser la base de nuestra alimentación. Nos aportan prácticamente todos los nutrientes necesarios para la vida, son la garantía de tener salud y longevidad.

Además, aumentan el volumen intestinal, lo que regula el apetito, nos ayudan en el tránsito intestinal, favorecen nuestra flora, tienen efectos antiinflamatorios y antioxidantes, reducen el colesterol

En nuestra práctica de yoga las verduras nos ayudarán con las asanas y los estiramientos, ya que relajan la musculatura y proporcionan elasticidad a nuestros tendones. Además nos ayudan en la meditación, relajando la mente.

Ahora que empezamos la primavera, las verduras de hoja verde como las acelgas o el brócoli, son perfectas para depurar nuestro organismo y detoxificar nuestro hígado.

Verduras del mar, las algas.

Las algas o verduras del mar nos mineralizan. Hoy en día estamos desmineralizados debido a la mala alimentación, el estrés, la falta de descanso….

Entre las algas podemos encontrar: Kombu, Wakame, Dulse, Arame, Nori, Espaguetti de mar…No es necesario una gran ingesta, sino una pequeña dosis pero continua.

Las algas tonifican nuestros riñones, fortaleciendo y dándonos estabilidad en la base de nuestro tronco, por lo que su ingesta nos ayudará en asanas de equilibrio.

Si no estamos familiarizados, podemos comenzar por el alga Dulse y el alga Nori, que se pueden consumir crudos y no nos requiere ningún tiempo extra de remojo.

FRUTAS

photo-1455753141069-7f1d73813b22

La riqueza en antioxidantes de las frutas impide la acumulación de radicales libres implicados en el envejecimiento celular y su gran contenido en vitaminas protege nuestros tejidos.

La fruta es nuestro endulzante natural, que nos proporciona dulzor a nuestro cuerpo y nuestra vida. Además, el agua de la fruta es el agua más purificada de la tierra.

La fruta nos refresca y nos aporta mucha energía que nos ayudará a practicar yoga de una manera más activa, con una mayor oxigenación celular y a reponernos rápidamente después de la práctica.

Intenta tomar fruta de estación, lo notarás en tu energía. Por ejemplo, en primavera puedes consumir fresas (ecológicas), ciruelas, nectarinas…

LEGUMINOSAS Y PROTEÍNAS VEGETALES

zuppa-fredda-di-farro-e-piselli-con-menta-e-curry-1024x680

Foto: UnoCookBook

Son una gran fuente de vitalidad, aportan una energía equilibradora que nos nutre y nos calma internamente. Tenemos las lentejas, garbanzos, azukis, alubias, guisantes, soja, el seitán, tempeh, tofu.

Las leguminosas constituyen el alimento de origen vegetal con mayor contenido de proteínas. También son ricas en fibra, hierro, aportan calcio, fósforo, magnesio, yodo, potasio, vitaminas del grupo B.

En el yoga te ayudarán mucho para desarrollar fuerza, generar musculatura y calmar nuestra mente. Te recomiendo que consumas las locales como pueden ser los garbanzos o las lentejas.

CEREALES INTEGRALES

insalata-di-quinoa-1024x679

Foto: UnoCookBook

Son fuentes de hidratos, el nutriente básico en la alimentación humana y principal fuente de energía  del organismo.

Se dividen en dos grandes grupos, con gluten (trigo, avena, centeno, espelta, kamut) y sin gluten (arroz integral, maíz, trigo sarraceno, quinoa, amaranto, mijo).

Los cereales tonifican nuestro sistema digestivo, nutren nuestro centro y regeneran el combustible necesario para la vida.

Los cereales es el combustible que te ayudarán a tener más energía antes de tu práctica, resistencia durante la práctica y no sentirte sin fuerzas al finalizar.

La quinoa y el amaranto, además de darte mucha energía, no te harán sentirte muy saciado o pesado antes de la práctica del yoga, aunque debes consumirlos mínimo 1 hora y media antes de comenzar.

SEMILLAS Y FRUTOS SECOS

barrette-di-cereali-alla-crema-di-mandorle-e-cioccolato-1024x679

Foto: UnoCookBook

Las semillas (sésamo, semillas de girasol, de calabaza, semillas de amapola, lino) y los frutos secos (almendras, nueces, anacardos, avellanas, piñones) restauran tu energía vital y te aportan minerales, vitaminas del grupo B y grasas sanas.

Los frutos secos están cargados de energía, revitalizan, nutren y no varían bruscamente el azúcar en sangre.

Son perfectos para reponernos después de la práctica de yoga, verás que recuperarás rápidamente tu energía y te mantienen un estado de vitalidad durante mucho tiempo.

Puedes combinar semillas y frutos secos, haciéndote una mezcla de pipas de girasol y calabaza con almendras.

En definitiva querido yogui o yoguini, si nos nutrimos con estos alimentos llenos de vida, tendremos mucha más energía vital que con alimentos procesados, enlatados, refinados, es decir, alimentos “sin vida”.

Según qué alimentos escojamos en nuestro día a día, así será nuestra vitalidad interior física y emocional.

“Tenemos que llenarnos de vida para no llenarnos de comida”

PILAR PIÑA “Licenciada en Medicina Tradicional China y especialista en alimentación energética.” 

Comparte:
Valora:[kkratings]
Yoga en tu email.

En Mandiram queremos mejorar tu espacio físico y mental y el de la bandeja de entrada de tu email.

Por eso enviamos pocas newsletters, pero interesantes.

Lo prometemos.





Mandiram
NO. GRACIAS
newsletter
×