beneficios del yin yoga

El Yin Yoga es una práctica considerada principalmente moderna, con raíces tanto en los textos sagrados de India como en el Yoga Taoísta, sus conceptos del Yin y del Yang y medicina propios de China. La mayoría de sus asanas son del Hatha Yoga, pero a diferencia de éste, la guía para realizarlas es más la sensación que el practicante tiene que la forma o alineación del cuerpo.

Durante el Yin Yoga los músculos deben estar relajados y las posturas se mantienen de 3 a 5 minutos inicialmente. La actitud de quien practica es delicada, tratando de mantener el cuerpo quieto y empleando un movimiento lento a la hora de desplazarlo.

El propósito del Yin Yoga

Aunque los beneficios del Yin Yoga son muchos, esta práctica permite que la energía vital (prana) del cuerpo pueda movilizarse libremente a través de los meridianos (canales energéticos denominados nadis en Ayurveda). Esto posibilita revitalizar los órganos, pacificar considerablemente la mente y trabajar sobre la estructura del tejido conectivo (fascia), tendones y ligamentos.

En las prácticas dinámicas (como por ejemplo el Hatha Vinyasa que practicamos en Mandiram), los músculos permanecen activos y existe una necesidad de fuerza de voluntad y esfuerzo a la hora de realizarlas. Sin embargo, en el Yin Yoga aplicamos la consciencia.

En el Yin Yoga nos disponemos en un ademán pasivo y permisivo. Asimismo, es una práctica de apertura y aceptación, en la que liberamos la necesidad de metas, rindiéndonos a la realidad del ahora.

De hecho, esa fusión con el momento presente que se genera al entregarnos a la práctica, cuando nos relajamos para sencillamente ser, es para mí el mayor regalo que aporta Yin. El acceso a la “dimensión informe”, como menciona la instructora Kim Eng.

¿Cuáles son los beneficios del Yin Yoga?

1. Aporta estabilidad a las articulaciones.

aportando mayor circulación de líquido sinovial a las mismas.

2. Mejora tu flexibilidad considerablemente.

Es una práctica que permite que se estiren profundamente tus músculos.

3. Desbloquea, calma y te equilibra emocionalmente.

Y relaja profundamente el sistema nervioso.

4. Es una práctica apta para casi cualquier condición física y edad.

Resulta muy restaurativa para recuperarnos después de una enfermedad o intervención (siempre guiados por un instructor cualificado).

5. Revitaliza y aumenta tu energía.

6. Mejora tu autoestima

Te conecta con tu verdadero ser (alma o atman) y aumenta la confianza en ti mismo y en lo que eres.

7. Te permite cultivar la gratitud hacia tu cuerpo.

Al estar más tiempo en las posturas te permite escuchar y sintonizarte con tu funcionamiento interno.

8.  Te ayuda a meditar después la práctica.

Al cultivar la escucha interior, tu energía se adaptará más fácilmente a la meditación. 

En conclusión, el Yin Yoga es muy beneficioso, pero mi sugerencia es finalmente que lo pruebes para conocerlo. ¡Las palabras no pueden abarcar la experiencia! Te recomiendo que vengas a probar la próxima masterclass de Yin Yoga donde haremos una preparación especial para el verano. Además, puedes venir a las clases regulares de Yin Yoga en Mandiram.

¡Namasté!

yin yoga natsumi

POR NATSUMI MONTILLA

Profesora de Yin Yoga, Hatha Vinyasa, Yoga Prenatal y Hot-Yoga.

APÚNTATE A UNA MASTERCLASS DE YIN YOGA

Comparte:
Valora:[kkratings]
Yoga en tu email.

En Mandiram queremos mejorar tu espacio físico y mental y el de la bandeja de entrada de tu email.

Por eso enviamos pocas newsletters, pero interesantes.

Lo prometemos.





Mandiram
NO. GRACIAS
newsletter
×